e

España lanza operación antiterrorista tras atentados

BARCELONA/MADRID (Reuters) - Las fuerzas de seguridad de España mantenían el viernes activa una intensa operación antiterrorista en la región de Cataluña, luego de dos atentados en los que murieron al menos 14 personas y más de un centenar resultaron heridas.

El principal foco de la investigación se centraba en la búsqueda del autor de un atropello masivo el jueves en Barcelona, que las autoridades vincularon con otro ataque posterior en la localidad catalana de Cambrils, donde la policía mató a tiros a cinco sospechosos durante la madrugada.

Las primeras hipótesis apuntan a que una célula extremista compuesta por al menos ocho personas llevó a cabo los dos ataques al frustrarse su plan inicial de realizar uno con bombonas de butano, dijo el viernes una fuente judicial.

Estado Islámico reivindicó el ataque con furgoneta en Las Ramblas, el corazón turístico de la capital catalana, donde las autoridades no descartan que aumente el número de fallecidos dada la gravedad de los numerosos hospitalizados de varias nacionalidades.

Las autoridades sanitarias catalanas informaron el viernes que una mujer falleció por el ataque de Cambrils, donde seis civiles y un policía resultaron heridos en la madrugada antes de que los supuestos agresores fueran abatidos.

Los sospechosos llevaban cinturones explosivos falsos, dijo el viernes el presidente del gobierno de Cataluña, Carles Puigdemont, en una entrevista en la radio RAC1.

Los ataques de Barcelona y Cambrils están relacionados, según la policía, con una explosión ocurrida el jueves de madrugada en una vivienda en Alcanar, también en Tarragona, donde fue detenida una persona que se suma a otros dos arrestos en Ripoll. Una cuarta persona fue arrestada más tarde el viernes en Cambrils en relación al presunto complot.

Una fuente de la policía explicó que la explosión, en la que falleció una persona y varias resultaron heridas, se produjo por manipulación de bombonas de butano aparentemente para la preparación de material explosivo.

"Podía ser perfectamente que quisieran utilizar las bombonas para el atentado de Barcelona", dijo el consejero de Interior catalán Joaquim Form.

El Gobierno de Cataluña, una región que concentra casi un tercio de los más de 36 millones de turistas que visitaron España entre enero y junio, dijo que entre los afectados figuraban ciudadanos de 34 nacionalidades. Varios medios dijeron que entre los fallecidos había varios niños.

ESTADO ISLÁMICO REIVINDICA ATAQUE BARCELONA

En un comunicado a través de su agencia AMAQ que no pudo ser verificado de forma inmediata, Estado Islámico reivindicó el ataque de la capital catalana, que se produjo alrededor de las 17.00 horas, cuando la furgoneta invadió zigzagueando una zona peatonal de Las Ramblas y arrolló a decenas de personas.

"Los autores del ataque de Barcelona son soldados del Estado Islámico y llevaron a cabo la operación en respuesta a los llamamientos para tener como objetivos a países de la coalición", dijo en referencia a la coalición liderada por Estados Unidos contra el grupo extremista suní.

España, que sufrió en 2004 el peor atentado yihadista registrado hasta ahora en suelo europeo, con 192 muertos, cuenta con varios cientos de soldados en Irak que imparten formación a las fuerzas locales en la lucha contra Estado Islámico, pero no participa en operaciones terrestres.

Si se confirma la participación de extremistas islámicos, se trataría del último de una serie de ataques que en los últimos 13 meses han utilizado vehículos para provocar masacres en ciudades europeas. Ese modus operandi - crudo, mortal y muy difícil de prevenir, según varios analistas - ha causado más de 100 víctimas mortales en Niza, Berlín, Londres y Estocolmo.

CONMOCIÓN EN ZONA TURÍSTICA

En las primeras horas del viernes, Barcelona trataba de recuperar la normalidad, aunque la conmoción por lo sucedido aún era palpable en Las Ramblas, que se convirtió en un altar improvisado lleno de flores y mensajes de apoyo a las víctimas.

El rey Felipe VI se unió a mediodía al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y a las autoridades regionales en una concentración en la Plaza de Catalunya en la que miles de personas guardaron un minuto de silencio que acabó con el grito en catalán "No tenemos miedo".

"Aquí están abriendo los floristas, todos los de los periódicos, que me parece correcto, me parece que hay que reaccionar... Hay que decir 'no', vamos adelante, tenemos que ser más fuertes", dijo a Reuters Sebastiano Palumbo, de 47 años, un arquitecto italiano que trabaja en Barcelona.

Gabriel Rabarté, de 50 años, vigilante de seguridad en la tienda Sephora de un centro comercial del centro de Barcelona, dijo que el ataque "se veía venir".

"Tenían que haber puesto un par de jardineras, algo. Aquello estaba pidiendo a gritos que se metiera por ahí una furgoneta (...) Estaba cantado, estaba cantado", declaró.

En una reacción inmediata al atentado, la céntrica y turística Puerta del Sol madrileña recuperó las grandes jardineras instaladas hace meses, luego de que la alerta de seguridad se elevara al nivel 4 de 5 escalas.

Rajoy volvió a encabezar una nueva reunión de seguridad en Cataluña y el Ministerio del Interior evaluará el sábado si modifica el nivel de alerta en el país. En el que en lo que va de año, la policía ha detenido a 51 supuestos yihadistas, la mayoría en los alrededores de Barcelona.

Fuente: Reuters

3 Comentarios

  • avatar
    Denise Barrett
    Dec 25, 2016

    Lorem ipsum dolor amet consectetur adipisic elit eiusmod tempor incididunt labore dolore magna aliqu enimad min incididunt ut labore et dolore sed.

    • avatar
      Jesse Cole
      Dec 25, 2016

      Lorem ipsum dolor amet consectetur adipisic elit eiusmod tempor incidid magna aliqu enimad min incididunt labore dolore sed.

Dejar Comentarios

Noticias Relacionadas

Publicidad